miércoles, 25 de noviembre de 2009

Bio-geo-química


Por fin, espero que este jueves me lo quite de encima. Expondré yo sola, intentaré explicar todo lo mejor que pueda a mis compañeros los problemas que sufre la ría de mi ciudad. Se podía elegir el tema del trabajo que se quisisera, como no tenía mucho tiempo me acordé de la primera ría que atravieso con el bus todas las mañanas a las 7 y media

Antes de elegír la de otros, mejor darse la oportunidad de conocer la que tienes "en casiña". A mi profesora le pareció muy buena idea, pero claro tenía que darme prisa, que sólo tenia dos semanas antes de la exposición. Así que con todas mis ganas empecé a buscar información, me costó al principio, pero hasta que encontré lo que quise no paré.
Me estaba alucinando la de "mierda" que soporta nuestra ría, y cada día se le añade un poco más, sin poder tener un descanso vacacional para que se relaje y consiga descomponer por lo menos los residuos orgánicos de la gente. Mi cara de asombro cuando me di cuenta que no había ninguna depuradora le hizo soltar una irónica carcajada a Victoriano Urgorri. Es un profesor de la USC y director de una instalación de biología marina ahí en la Graña, me pasé por su despacho sin que me conociera pero había un tema en común en el que está implicado. Me hizo el gran favor de dedicarme 10 minutos para aclararme ciertos detalles, porque mejor que él no hay nadie más que sepa los daños que sufre la ría desde hace ya unos cuantos años.

Hasta con las dudas de mi profesora, no paré hasta encontrar posibles hipótesis sobre la procedencia de las toneladas de nitrógeno que emite Navantia .
Aunque lo que más me impactó fue la instalación del puerto exterior. Había encontrado mucha información y tenía fotos desde todos los ángulos, pero este fin de semana le pedía Miguel que me llevara. No se puede describir con palabras, me dejó en shock. Sobre todo cuando llevas dos semanas intensivas dedicadas al trabajo, que sabes la cantidad de sedimentos que no pueden quitar, el empobrecimiento de las corrientes, la saturación de las bacterias descomponedoras,... Y cuando ves con tus propios ojos el pasillo de hormigón del puerto exterior que se adentra a la boca de la ría, se come casi la mitad de la entrada, ahí desde cabo Prioriño, me quedé sin habla. Todo el cacho de costa era todo hormigón y más hormigón, con montañas enormes de carbón que iban transportando los camiones.

Pero bueno, al final me entretuve intentando identificar los tipos de gaviotas que había por ahí. Además del impacto ambiental que suponía, también estaba asombrada con lo que llegamos a construír las personas.

Donde mejor me lo pasé fue en el apartado de la problemática, los dos ejemplos que puse me hicieron gracia. Uno de ellos habla de la adaptación de unos moluscos que al tener tanta cantidad de carbón a su alrededor lo empieza a utilizar para formar sus conchas, por lo que el molusco pasaba de tener la concha blanca a tenerla negra.

Por último, no pretendo ser una de estas revolucionarias del medio ambiente. Sobre temas así, siempre se podrían justificar las dos partes, los que contaminan y los que se quejan de que contaminan. Parecerá una locura pero hay que saber escuchar a los "buenos" y a los "malos".

martes, 17 de noviembre de 2009

Discípulos de Neil Young


Salté, grité y animé, estaba con el micrófono pero me sentía como si estuviese entre el público. Fué mi primer concierto completo. El anterior también lo gocé, algo nerviosa al principio pero al empezar las notas de la primera canción recuerdo que en los ensayos no me había salido tan mal, así que había que tomarlo como si estuviese en el espacio de la casa de Ricardo resevado para nuestra música, nuestros intentos y nuestas ideas para mejorar el sonido y el equipo.

La verdad es que pensaba que mis compañeros se estaban preocupando demasiado pero cómo vale la pena, todo ese esfuerzo no es en vano. Repetir una canción entera hasta que sale perfecta, tratar que salga el sonido por los amplis o las cajas sin error alguno, si no, se para hasta que se consigue.

La mayoría no habíamos pertenecido a un grupo en nuestra vida. Aquello de ir al unísono, de llevar una armonía, de llevar una ilusión cada fin de semana y que al final se goce de nuestros resultados. Cuando terminamos nuestra despedida, los alagos de la gente, las opiniones, las sonrisas, el cansancio y el sudor de haber saltado hasta no poder más. "Es una pasada".

Me he sentido muy arropada por mucha gente. En la vida me habían dado tantos ánimos para algo (ni para los exámenes). Espero que la gente esté de acuerdo en poder ser la nueva adquisición de los Crazy Ponys. A partir de ahora yo también quiero ser una pesada en preocuparme tanto por la perfección, los viejos de mis compañeros no se equivocan. Me hace gracia de que ha veces se enfadan porque no sale como quieren, porque no están de acuerdo todos de lo mismo. Pero la meta es la misma.

Por último, tengo que agradecer el esfuero de Miguel por acompañar esta música los fines de semana con toda su ilusión. Y a mis dos compañeras de residencia Ana y Patricia, que pese al mal tiempo y a las bajas de tanta gente que me querían acompañar, solo sobrevivieron ellas dos. Ha sido alucinante escuchar vuestros gritos al saberos gran parte de las letras.
Son los tres fans más jovenes que nos han seguido, y eso es muy valioso. A ver si consigo que se vuelvan otros discípulos de Neil Young y bajar la media de edad entre los seguidores del keep on rocking.