miércoles, 13 de enero de 2010

Anticuerpos VS Antígenos

Por fin lo tengo, El mono obeso, no puedo terminar de valorarlo hasta que no lo lea, pero mis espectativas son muy buenas debido a que pertenece al mismo autor que La Cadera de Eva, osea Jose Enrique Campillo. Pero ya hablaré más otro día de él. Me imagino que lo volveré a molestar comentando mi crítica.

Esta tarde fue increíble en el laboratorio, acompañada por mi compañera María, nuestra hazaña consistía en identificar mediante anticuerpos a qué grupo sanguíneo pertenecía. Tenía que ser una de nosotras, y me presenté voluntaria en el momento en que la cara de María ante la idea de pincharse y sacarse sangre cambió radicalmente. A lo mejor lo estoy exagerando demasiado, pero cuando le dije que no me importaba que usáramos mi sangre, le noté que se sentía por lo menos aliviada.
Pues así empezó la historia, le pedí a la profesora que fuese ella la que se adentrara en mi epidermis con la aguja. Por si acaso yo necesitaba varios intentos o por si acaso María lograba sacar más de tres o cuatro gotas que se necesitaban para el ejercicio.
Teníamos varios tubos de ensayo, donde previamente marcados íbamos echando una gota en cada uno el antícuerpo correspondiente.

Primero estudiamos los principales antígenos, que pertenecen al sistema ABO. Dependiendo de la genética, por supuesto, porque es un carácter hereditario. Esa secuencia en nuestros genes detenerminará que tengamos antígenos en la sague de tipo A, B o de carecerlos que entonces sería el tipo 0. Estos antígenos van a desembocar una respuesta inmune de los anticuerpos, por ello, cuando a una persona del tipo A le inyectan sangre con antígenos de tipo B, los anticuerpos de la persona A no están acostumbrados a ver esta novedad en su sangre y los intentará eliminar de su ambiente, de ahí la incompatibilidad o rechazo.
Eso sí, hay muchiiiiiiisiiiimos anticuerpos específicos en nuestro organismo, por eso que no cunda el pánico, que no sólo están para atender las transfusiones. Gracias a ellos sobrevivimos diariamente frente a la de bichejos que nos rodean, y no sólo tenemos los que ilusamente nos proporciona el Actimel
Vale, explicado esto como base, ahora se puede entender que usamos anticuerpos para observar a simple vista su reacción. Todo se podía reproducir con gotitas pequeñas de mi sangre y con disoluciones de anti-A y anti-B.

En nuestra primera comprobación, pudimos observar como en uno de los tubos la disolución se aglutinaba, resultando que soy del tipo A.

Luego, para mayor emoción, investigamos sobre mi sistema Rh, que es aquél que te dice si eres A positivo o A negativo. Este sistema, genéticamente es algo más complicado, porque depende de varios genes que se traducirán en tipo D, E, e, C, o c.
Para no complicar la vida a nadie, resultó que dí positivo en la prueba.

Ta-chán! Sí, señores y señoras, soy A+!!!!
Jugábamos la verdad con ventaja, porque de ir a donar sangre ya tenía esa información antes de llegar a la práctica.
Pero realmente fue una pasada.
Ésta fue mi última práctica de Antropología. Y no me puedo quejar porque me lo he pasado en grande.
La otra vez, como niños pequeños tuvimos que pintarnos ambas manos con tinta de imprenta y estudiarnos nuestras propias huellas dactilares. Pero mis huellas son muy sosas y le quitaron emoción al asunto, sólo tenía los dibujos básicos. Refunfuñada acudí en busca de opinión y ayuda a mi profesora que ésta riéndose me dijo que solía pasar, el mundo de las huellas dactilares no es para emocionarse... Al contrario, mi compañera María, parecía que tenía turbulencias en sus manos porque no paraba de encontrarse torbellinos y trirradios... tuve que entretenerme con sus dibujos. Eso sí, ojito con desvalorar la importancia de estos dibujitos... que desde las once semanas en el útero materno, ya está preparada la piel para identificarse ante la policía.


Jajajaja. La biología no sabéis lo entretenida que está...

domingo, 10 de enero de 2010

Paisajes blanquecinos

Mañana vuelvo al cole! jajaja de nuevo por la resi pero con la novedad de la nieve! Todos los tejados blancos... una manera diferente de ver una de tus ciudades. Poco aguantarán esos copos y a ver si convenzo a mis amigas para salir a la mínima que empiece a nevar. Jugar como niñas y pasar mucho frío.
A ver como pinta este año. La monotonía no la soporto, asi que espero que tenga muchos cambios. No me quejo de nada del pasado, pasan cosas buenas y malas... de las últimas siempre puedes aprender, aunque en el momento te toquen la moral.

Estas vacaciones no fueron muy intensivas, pero mejor así, ahora estoy descansada para pasarme horas en la biblioteca frente a los apuntes.
Me he pasado unos cuantos ratos frente al portatil enganchada a una serie en concreto, se llama: "The big band theory". La recomiendo a todo el mundo que se aburra, quiera echarse unas risas o que simplemente quiera ver algo nuevo.
Trata en resumidas de una pandilla de frikies físicos, que tienen una vecina que no ha tenido casi estudios.
Otra que también recomendaría es "Cómo conocí a vuestra madre"
Por el resto estuve muchas tardes y noches con Miguel (que no podría pedir más) y las tradicionales cenas y comidas con mi familia. También hemos grabado los Crazy Ponys nuestra primera canción "en estudio". Se puede escuchar en nuestro blog. A pesar de mi afonía, la tecnología la disimuló con unos efectos.


Mucho frío, menos catarro y ningunas ganas de chapar...

domingo, 3 de enero de 2010

Ilusiones?


Lo normal sería hacer nuevos propósitos para este año que ya ha empezado, pero creo que no se necesita esperar a estas fechas para intentar mejorar. Creo que cualquier día te puedes plantear una nueva meta y conseguirla.
Lo de año nuevo, vida nueva, es puro placebo

Disfrutar de lo que queda de vacaciones, de los regalos que quedan por desenvolver, y de los últimos langostinos que quedan por saborear.

Yo seguiré esperando que todo el catarro que me ha acompañado desde el primer fin de semana navideño, encuentre otra persona donde alojarse y me deje tranquila