miércoles, 14 de noviembre de 2012

Con 6 años...

Después de dejarme con la boca abierta al ver cómo se manejaba con los juegos de mi portátil decidí bajar con él a dar un paseo y comprar gominolas.

- Venga cálzate! la chaqueta... mete la camiseta por dentro que te va a coger el frío... ahora el chaquetón.
- Si que estuve enfermo y me puedo enfermas más.
- Venga vamos, llama al ascensor.

- Carrera en el patio? te voy a ganar...
- Vale, así entramos en calor ya


- Mira Vicky, un Seat, y ese un Mercedes, y ese es un volkswagen como el de papá, y ése ya no se cuál es...
- Pues... yo creo... que es... Audi? pero no me hagas caso... madre mía Nacho, te conoces todos los coches
- Si, me los enseña mi abuelo y mi mamá, y sabes? tengo un citroen! si... pero en pequeñito eh!
- Qué coche te gustaría tener?
- De momento... quiero comprarme... porque sabes? soy rico... se me rompió la hucha y la tengo en un cubo y me la contó toda Paloma y me dijo que dentro de poco ya soy rico
- Qué guay!
- Me compraré muchos coches cuando sea rico, porque yo se ahorrar mucho, tu ahorras a que si?
- Si, todo lo que puedo para poder comprarme algún día mi coche
- Te voy a comprar un coche gigante para que nos puedas llevar a la playa a Paloma, a Lolo y a mi
- No hace falta que me lo compres Nacho, yo seguiré ahorrando y lo pagaré con mi dinero
- No Vicky, yo te ayudo porque lo tengo en la hucha, bueno en el cubo que hay en Valdoviño y no lo necesito











No supe qué decir... ojalá no creciera para que no entienda lo que implica en sí el dinero y ojalá todos nos quedáramos para siempre con esa inocencia y esa generosidad.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Aunque la mona se vista de seda...

Cómo se te apaga el ánimo cuando te fijas, mientras das un paseo, que ya ha anochecido, y aún son las 7 de la tarde...
En busca y captura de la felicidad, tengo leído de que solo eres consciente de ella cuando la pierdes.

El grado, la sensación, los gestos... esas pistas son específicas para cada persona que la sufre. Puede que notes a la persona que no para de sonreír o simplemente esta tranquila y callada. Parece que hasta puede contagiarte... pasas una tarde con una persona feliz y llegas a casa con salpicaduras.
Te has fijado como sonríe la gente que te rodea cuando es feliz? No pueden disimularla, es bien grande y sobre todo, hermosa. Fíjate si no... es una pasada.
Puede pasar que los días oscuros provoquen que la recordemos como lejana, da igual que acabase de pasar hace un minutos, el problema es que ya no está.

En mi caso, creo que la pedí por unos instantes y ahora me estoy aferrando a ella todo lo que puedo. Tampoco quiero exigirle mucho, solo disfrutarla un momento cada día y ser consciente de ella, aunque sea por comparativa al reciente pasado.
Todas las noches la llamo para soñar despierta un ratito hasta que me caigo realmente dormida.
Me fastidia el hecho de que sé que estoy rodeada de gente feliz, que no lo sabe porque a veces esperan algo más del mundo. Estos pobres individuos exigen siempre más y más, porque están acostumbrado a la llamada "calidad de vida", que si lo observas solo se trata de colocarse más y más adornos encima, ocasionándoles, incluso, lesiones crónicas.

La mente, es el poder
La forma de ser de cada uno, es su identidad, retocada por el cúmulo de recuerdos que se van guardando
Y el cuerpo, es el medio que tiene para recolectar esa amiga perdida, que está esperando a que pases un buen rato con ella.

Es tan difícil encajar esos tres detalles en tu día a día...  creo que el mundo quiere avanzar demasiado deprisa sin  tener en cuenta que primero hay que colocar bien los cimientos.

Pero poco a poco, me quedo con la frase que me salió en una entrevista de trabajo:
- Pero Vicky... tu que quieres hacer?
- Jajajaja, yo? yo quiero comerme el mundo! peeero como ahora no lo tengo fácil... iré cogiendo porciones chiquititas.

martes, 4 de septiembre de 2012

Mi baúl de recuerdos

Mis cuatro paredes están desnudas. Siempre las había adornado con un montón de fotografías, pósters, cartulinas con fotos... Recuerdos que formaban parte de mi vida.

Hacía tiempo que quería dar un cambio en la habitación y la escusa de los masajes era perfecta para dar el paso. Y qué mejor momento cuando tendrías que estar con otras cosas.

Arrancar las primeras imágenes fue fácil, pero según entraba de nuevo en mi habitación se me hacía cada vez más raro. Ahora sólo queda por organizar un par de estanterías, pero me siento rara.
Con 13 años discutía con mi padre porque me dejara poner más cosas en la pared de la casa de Santiago, y sus últimos intentos con 16 en la habitación de aquí fueron en vano.

No sé porqué siempre necesité estar rodeada de mis recuerdos, de las cosas que me gustan. De momento quiero recordarme que estoy en un momento de cambio, si hace falta ya volveré poco a poco actualizando las paredes. 

A todo el mundo le sorprendía cada vez que entraba, las miradas iban de un lado a otro. Sólo espero que ahora no distraiga y haga su buena función de desconexión mientras se recibe un masaje.

viernes, 24 de agosto de 2012

No... es que soy yo la que quiere ser el patito feo

Porqué nos empeñaremos en ser como la gente quiere que sea. Formar parte de un estatus, de una jerarquía. Aún sigo sin entender el sentido a todo eso. Así hay un orden social, pero para qué, y si quiero no pertenecer a ningún escalón?

Cumples con la norma desde que sale el sol hasta que se pone, cumples con lo que los medios de comunicación y la gente "normal" dicen que tienes que hacer. Y si te lo saltas? qué pasa? Te vas a sentir peor, como si dependieras del que dirige tu marioneta. Pero solo puedes dejar que pase el tiempo y te vayas acostumbrando, hasta que consigas disfrutar de tus propias elecciones.

Cuando vas creciendo, todo el mundo espera unas expectativas de ti. Quieren que seas lo mejor en algo, que seas correcto en la mesa, que marques cual es tu futuro y no mires atrás. Y si lo que yo quiero es adaptar mis expectativas en el presente?

Parece que estoy loca, pero es que me ha tocado la moral como las opiniones pueden hundirte. Como la gente puede esperar algo de ti y te lo echen en cara porque no has sido lo suficiente listo como para captar todo lo que se te pide.

Estoy hasta el culo de que se me humille porque soy más joven. Cuando abro las puertas de casa y la gente admira mis esfuerzos por buscar quién soy yo sin dañar a nadie. Habrá gente que este tema lo lleva muy bien y consigue hacer oídos sordos a los comentarios que no te ayudan a dar un paso, aunque se trate de una simple mirada de tristeza a lo que te has convertido. Yo seguiré luchando, eso no cabe duda. Pero es alucinante observar como la envidia, el rencor y el orgullo puede conseguir que te bloquees y dudes si es verdad que haces todo mal.

Escribo esto porque llevo tiempo hasta los cojones de buscarle una explicación a ciertas actitudes, y aún no he conseguido mi propósito, solo simples teorías. Me canso y mando a tomar todo por culo.
Tras la tormenta me digo: soy yo la que quiere ser el patito feo, soy yo la que no quiero encajar tan fácilmente porque busco el camino que para mi es el correcto.


A veces hasta pienso que no soy yo la que tiene un problema... si no los demás

jueves, 9 de agosto de 2012

El ATP o el Qi

Tras una charla el otro día con un profesor de física, volví a recordar lo importante que suponen para mí todos los conocimientos acerca de la ciencia.
Existe un debate sobre la ciencia y la metafísica. Hay muchas cosas que aun no se pueden explicar y que el cerebro humano le da la razón a teorías relacionadas con el mundo espiritual o teológico.

Me he formado este año en técnicas de masaje que logran un bienestar tanto físico como mental. Olvidé los conocimientos obtenidos de la biología por un tiempo y me sumergí en lecturas sobre terapias alternativas de curación. Aprendí lo que son los chakras, los canales energéticos de cada órgano interno, el aura humano, el culto por el cuerpo, el modo en que todos los paquetes musculares pueden estar conectados, la relación entre las emociones y las dolencias reflejas en el organismo, la sanación mediante la imposición de manos, y un largo etcétera que aun sigo por explorar.

El problema surgió cuando en la mesilla de noche tenía dos libros contradictorios... uno habla sobre las curaciones espirituales y el otro sobre la defensa del ateísmo.
Hablando con una amiga le expliqué que me estoy esforzando por intentar relacionar ambos conceptos. Llegar a entender porqué métodos curativos que datan de miles de años de antigüedad y que no han sido comprobados por el método científico, obtienen unos resultados satisfactorios; como puede ser el caso de la medicina ayurvédica.
Me fascina leer cómo la cultura oriental nos saca una ventaja enorme hablando sobre los conocimientos de la relación de nuestro cuerpo y nuestra mente. Nosotros nos basamos más en los estudios que parten de experimentos físicos, químicos o biológicos, y que en cierta manera están recién sacados del horno.

Con el físico la conversación se centraba en la capacidad de las personas por creer en la magia. Me decía que el cerebro humano es como si estuviera dividido dos cajas separadas. En una existía la razón, la explicación de las cosas que podemos comprobar; y en la otra caja estaba la fantasía, la explicación de ciertos hechos por medio de la magia o de Dios.
Aquí podría entrar la discusión sobre si existe Dios o no, pero prefiero dejar ese tema para otro día. Quiero llegar a la conclusión de que ambas cajas podrían solaparse. Porque es verdad que ciertos métodos de curación no están comprobados pero el intervalo de error que se obtiene con los resultados es muy bajo, y podía meterlo en cierta manera en la caja de la razón.

Que una caja se equivoque o no, creo que depende de lo que haya estado influenciado cada persona bajo su experiencia. Pero creo, y con esto ya concluyo, que lo más importante es que no nos aferremos a una caja completamente, sin que nos deje ver los contenidos de otras cajas ajenas. Nuestro cerebro nos da la capacidad de entender más allá de una conclusión, que para nosotros, es la acertada.


domingo, 3 de junio de 2012

Quien a dicho yo?

¿Y si por fin te dieras cuenta de la realidad? Da miedo no? Prefieres seguir pensando que las cosas siguen así de bonitas, tal como te las pintaban los cuentos que leías de pequeño. La familia estaría siempre unida, tu jefe sería justo contigo, los resultados vendrían después de un esfuerzo, los amigos nunca se olvidarán de ti, tu pareja estará contigo el resto de tu vida. Formarás tu familia, tendrás tus amigos, trabajarás y tendrás tu sueldo para estar feliz... como una perdiz.

Ese mundo irreal va a provocar que veas tu vida como una mierda y tendrás que apoyarte en otra gente que esté en una situación peor que tu, para darte un respiro, y que te consueles, bueno... por lo menos yo no estoy tan mal.

Pienso que la vida se divide en diferentes etapas (esto creo que me lo había dicho un gran colega) y lo más importante es saber como te limpias el culo en cada una de ellas. A veces te limpiarás mal y ensuciarás las siguientes, pero otras queda todo desinfectado y estarás listo para afrontar la próxima.

Hay gente que prefiere quedarse tranquilo verificando que las cosas las hace siempre bien, bajo un buen motivo, dejándoselo bien claro a toda la gente a su alrededor, aunque le importe una mierda. Yo me he dado cuenta que antes que hacer las cosas bien quiero hacerlas a mi manera. Luego si está bien o no, todo es relativo, y dependiendo de quien te juzgue.

Prefiero dejar la marca Vicky tras mis pasos. Cuando no sepa que hacer, no hacer nada; pero eso sí, cuando lo tenga claro, lucharé con mis gigantes en la batalla. Si saldrás victorioso o no, nunca lo sabrás, y menos si no te arriesgas a levantar la bandera bien alto para que la gente sepa cual es tu campo.

Y mientras, cerraré bien los ojitos en otras direcciones, para que nada me influya cuando estás en caliente, cuando te enfadan y sabes que no puedes hacer nada aún. O por lo menos que no vas a hacer nada a tu manera, saltarás con lo que te digan los demás que tienes que hacer y te quedarás peor de lo que estabas.

Ver la realidad o no, ahora todo me da igual. Sólo le pido al tiempo que mis esfuerzos se reflejen después en recompensas.


viernes, 16 de marzo de 2012

Mirada hacia dentro

Hoy va para ti, esa sensación de estar viviendo. Recoger cada estímulo o señal que te rodea y almacenarla en tu interior.
Hacer un recorrido mental de lo que ya ha pasado, lo que esta pasando y lo que va a pasar.

Porque nunca te agradezco nada y sigo dejando pasar el tiempo. No valoro lo que tengo hasta que siento que lo pierdo. Ya es hora de que equilibre mi vida, y por una parte me deje llevar y por otra parte me piense dos veces antes de dar un paso.

Ya va siendo hora de que cada uno se de cuenta de que cada día crece un poco, pero no siempre la edad es sinónimo de sabiduría.

Abrir los ojos y darte cuenta de qué es lo que haces en la vida, qué haces por ti y por la gente que quieres. Recibes palos por todos los lados, incluso de la gente que nunca imaginabas que te podía fallar, nunca.
Para eso... una frase que digo mucho últimamente: cada uno tiene que sacarse las castañas del horno. Por muy caliente que esté ese horno, tienes que hacerlo tu solo. Si alguien te ayuda, valóralo, pero por si acaso no esperes esa mano de nadie.

Desde hace poco he sentido como tenía la felicidad y la tranquilidad a mi lado y de repente, de un día para otro, cómo se derrumbaba una montaña.

Pues si, vicky, me digo a mi misma que me sonreiré cada mañana, que me mimaré haciéndome un zumo de naranja al despertar y dándole más ejercicio al cuerpo, hasta notar cada músculo que tengo. Que valoraré a la gente que me hace sonreír pero sin esperar a que lo tengan que hacer. Que cuando me arme de fuerzas hablaré con las personas con las que he tenido problemas, y conseguiré hacerles entender cómo soy y las cosas que no me gustan. Que cuando sea el momento saldré de casa y tiraré para delante sin mirar atrás, sin remordimientos, necesito sentirme libre. No es tarea fácil, pero quiero sentir que mi vida es mía en todos los sentidos.
De las cosas malas que tengan que pasar aprenderé un poco más. Lucharé por lograr la mejor solución y después me sentiré como dios. Dejaré mi orgullo cuando lo tenga que dejar y le pediré perdón y le daré las gracias a todos.

Y asi, cuando me lo pase bien, me lo pasaré mejor. Cuando tenga que llorar, conseguiré llorarlo todo. Cuando me enfade, soltaré todo lo que me enfada. Y me quedaré tranquila

Todo esto va porque lo necesito decir, tengo 22 años, pero estoy en este mundo como cualquier otro. Porque sé que ya ha girado mi vida, y porque nadie, nadie, puede hacer ya nada, solo yo puedo seguir disfrutándola, y lo quiero hacer, con aquellas personas que en mi opinión, se lo merezcan.