martes, 10 de septiembre de 2013

Chuliña Ke!

Hoy es un simple día para ella, no tiene nada que celebrar, ni hay nada especial qué contar. 
Pero hoy yo me he acordado de ella.

Por teléfono hablamos que sería muy difícil que llegásemos a separarnos. Algo muy fuerte nos tendríamos que hacer para que se rompiera la amistad. Eso me hizo pensar y me di cuenta de lo grande que es nuestra unión, que hasta bromeamos con casarnos a pesar de tener cada una nuestra pareja. Como dijo mi madre “os gustan demasiado los pitos”.

Le ha dedicado publicaciones a la gente en el facebook, siempre habla de lo grande que es la gente que le rodea, siempre muestra su mejor cara y es capaz de romperse en pedazos hasta acabar un trabajo.

Me ha escrito cartas de amor cuando me despedía del curso en la residencia, me ha llamado siempre que estoy en casa sola (y lo ha vuelto a hacer ahora), me ha dejado su ropa, me ha invitado a tabaco, comida, me ha mimado como nadie y es la única persona que sé que movería cielo y tierra si le pido un favor.

Pero yo nunca le dije nada, ni una simple carta, ni una publicación; yo le riño cuando dice palabrotas delante de los mayores, le digo que se calme cuando quiere reventar, le robo ropa sin que se entere, y maldigo el desorden que despliega cada vez que llega.

Quién es ella? Ni yo se que contestar exactamente cuando la describo. Es una abuela que te da caprichos, una madre que te cuida, una hermana que te da consejos, una amiga que te escucha todos los días, una amante porque me ha tocado las tetas, una novia porque me dice que me quiere, una socia porque abriremos un negocio juntas…

Es mi compañera

Nadie conseguirá entender lo unidas que estamos, nadie va a entender que no nos separaremos, nadie sentirá lo orgullosa que estoy de que forme parte de mi vida. Nadie sabrá la suerte que tengo.
No voy a empezar a contar que si es trabajadora, luchadora, simpática, con mucha energía,… bla bla bla. Hay que conocerla, hay que sentarse a fumar un cigarro al lado y mirarla atentamente cómo habla, cómo se expresa, cómo se mueve… es mágica.

Me dijo una vez que tenía amigos que eran diamantes… ella es mi único diamante en bruto.

Seguramente no haya dejado plasmada la idea que tenía de la entrada, lo que quería dedicarle, por lo menos conseguir que le cayera una lagrimilla, que se emociona mucho cuando alguien le dice lo que vale. (Yo no soy de poner moñerías, Iria, lo sabes y lo siento, pero tienes claro que mi amor es puro).

¿Sabéis lo mejor de todo? Que mañana me llamará otra vez por la mañana sólo para darme los buenos días

domingo, 21 de abril de 2013

Recupero un borrador

Puntos de vista filosóficos de la vida, o de la política, o de la economía… Puedes darte cuenta de muchas verdades o mentiras en un clic. Además de darte ánimos aquellas frases placebo del facebook, del twitter, de blogs,… que consiguen una sonrisa por dentro “esfuérzate, sonríe, sé humilde, valora lo que tienes…”

Pero la verdad es que nadie te va a abrir los ojos ahora, tienes toda la información a tus pies, incluso a gente ingeniosa que piensa por ti y te da ideas. Lo tienes todo en el buscador de google. Tienes mil metas distintas para proponerte, mil maneras de seguir adelante y sentir que tu vida no está estancada en una mala etapa.
Consejos de cómo encontrar trabajo, o cómo educar a tus hijos, o cómo emigrar a otro país, o cómo montar tu propia empresa…

Si, estamos en una etapa que nos han frenado a todos. Las generaciones que tendríamos que estar cogiendo experiencia en nuestros futuros trabajos estamos pateando todas las empresas que se nos ocurran para que reciban un currículo más, por si las moscas…
No podemos avanzar. Y cuando tengamos esa oportunidad lo tendrán más fácil los que acaban de finalizar sus estudios.

Sólo me falta escuchar o leer algún blog que hable sobre esa gente y les dé consejos más directos y personalizados. Muchos sí que es verdad que te hablan bastante de boquilla, que se pretende dar una imagen de esfuerzo porque realmente da miedo sentir realmente la desesperación de una vida que quiere sentirse libre y no puede.

Puedes seguir formándote aunque no sé con qué dinero, o puedes seguir aceptando trabajos que no tienen nada que ver con lo que más ansías esforzarte cada mañana. O sino como muchos intenta suerte en otro país, o aguanta mientras que te mantengan tus padres en casa…

¿Qué coño nos pasa? ¿Estamos parados? Nos han jodido y mucho. Y nadie sabe lo que nos cuesta entenderlo porque estamos acostumbrados a que nos den todo desde que nacimos. Nos quejamos de vicio, tenemos aún todo lo que necesitamos, amigos, familia, móvil, tele, coche, ropa, dinero para salir, para nuestros vicios… y a mamá y a papá que así claro que estamos tranquilos… solo que a unos cuantos se nos mueve algo en el interior, llámale gusanillo por ser independiente o querer mover el culo.

Soy como todos una completa estúpida. Engañada y manipulada por el ritmo que lleva el mundo. Estúpida pensando en filosofar sobre ello para sentirme que tengo una idea distinta que los demás y que me hace ser fuerte.

Qué vamos a hacer al día siguiente mis amigos y yo cada día que nos despidan, cada día que nos tiren a la basura los curriculums, o que nos encuentren los puntos débiles en las entrevistas de trabajo, o que sigamos sin recibir la respuesta de recursos humanos…

Tenemos que estallar ya! Como fuegos artificiales, aunque quede algo cursi es lo que se me a ocurrido cuando pretendo que la gente mire hacia arriba y vea como nos expandimos en cuestión de segundos.

domingo, 3 de febrero de 2013

Vagos mentales...

- Es que estoy mal, me duele doctor
- Haces ejercicio?
- No, no tengo tiempo
- Pues hazlo y luego hablamos

Sales de la consulta aún encima enfadada, y le pagan por esto? Ni siquiera te ha tocado, no te ha recetado ningún medicamento. Vaya jeta... te vas como has venido...
No te has dado cuenta que te está dando el mejor consejo que te puede dar. Para él es fácil decirlo, ala! te duele algo? pues cuidate, cuando vengas quejándote un poco más te daré pastillas y más pastillas hasta que tus órganos revienten. Total... no me vas a denunciar porque es lo que querías, la solución fácil.

Por qué nadie tiene la manía de reventarse a cuidarse eh! no me lo explico... no me valen esas personas que lo hacen para ligar, o para chulearse de lo cachas que están porque realmente ya no sé que será peor... esas personas están obsesionadas por la salud que se vea ante un espejo.

Pues ese diálogo de arriba ocurrió en una consulta con un traumatólogo cuando estudiaba en Santiago. Me dolía la espalda y pedí cita, en la sala de espera había entrado un chico con unas pintazas de heavy increíbles. La siguiente en pasar sería yo y lo que me dijo a mí el médico se lo acababa de decir al melenudo de negro. Ni siquiera levantó el culo del asiento para mirarme la espalda.

A la semana siguiente ya estaba llamando para que me dieran cita con otro traumatólogo, sería una doctora muy simpática que no paraba de hablar:
- Te duele aquí?
- Ah!! sí ahí, justo
- Es que tienes la espalda muy contracturada, bien, veamos, te daré un volante para ir al fisioterapeuta vale? te receto aquí unos relajantes musculares si te doliese mucho.

Con una sonrisa salí de allí, fisio=masajes. Genial, ya quedo como nueva

Al mes volví a otro traumatólogo aquí en Ferrol  que tras más sesiones de fisio decidió hacer una radiografía y una resonancia. Diagnóstico: hernia discal entre la L5 Y S1 y protusión discal entre la L4 Y L5. O al revés... mmm ya no me acuerdo.
Me dió más sesiones de fisio y si... algo me hicieron. Pero os voy a ser sincera, llevo más de un año sin dolor, sin tomarme nada y casi sin acordarme de esa lesión. Qué hice? Quererme


Me doy masajes a mi misma, le pongo calor si tuve un día de mucho trabajo, estiro cada vez que me levanto y me acuesto, hago yoga mientras espero, y ahora empezaré a ir por las mañanas a la piscina antes de trabajar.

Soy consciente de que tengo muy poca flexibilidad por el escaso entrenamiento de todos estos años, sobre todo en la espalda porque los músculos lumbares se me acortan por la lesión.
Pero yo tengo paciencia y lucho con ella sin hacerme daño para que cada día baje un poco más.


lunes, 21 de enero de 2013

Arriba y abajo, estiramos...


Qué te parece si hoy escribo sobre ti?
Creo que nunca te he demostrado todo lo que siento. Las reglas sociales no nos permiten ser del todo sinceros porque dicen que hace daño. Sólo puedo decirte cosas bonitas que te saquen una sonrisa, aunque haya veces que tenga ganas de gritarte al oído lo mal que me caes cuando te pones así.
Estás aquí, donde el mundo te ha colocado y nunca te oiré una queja por ello. Aceptaste tu camino y lo que tienes alrededor. Mejor o peor te arreglas por mejorar la situación y volverte más fuerte.
Tienes marcado un orgullo en tu interior que puede hacer que no te quejes con tiempo de esas heridas que se pueden volver contra ti y dejarte mal durante mucho tiempo.
Hay veces que te gusta ser protagonista e incluso tienes algo de presumida cuando te miras al espejo. El resto del tiempo no me acuerdo de ti, ni de tu existencia. Ya tengo bastante con mi vida.
Poco a poco estoy conociendo más casos como tu y por eso hoy me he querido detener a dedicarte un espacio. Quiero valorarte y cuidarte, aunque en la sociedad en la que te encuentras lo tienes muy difícil, porque no encajas, tienes que gritar bien alto para que se te haga caso, y cuando lo consigas serás despreciada por dar la lata.
Realmente te quiero un montón. Te daría un abrazo cada mañana o te dedicaría cinco minutos de mi tiempo a lo largo de la jornada, que la verdad es que por merecer, te merecerías muchísimo más.