martes, 23 de febrero de 2010

Seica Chove!

Ya le estaba saliendo telas de araña!!

Menos mal que dos de mis lectoras me han animado, una me lo ha recordado y la otra me presta su portátil mientras espera pacientemente dormida a que termine.
Llevo más de dos semanas sin el mío, el pobre está esperando en mi escritorio a que alguien le acerque a un técnico para arreglarle la pantalla.
No lo hecho mucho de menos... pensé que lo iba a notar más, y creo que si no es así es porque toda la gente que me rodea tiene uno. He utilizado ya unos cuantos ordenadores desde que no volvió anda encender más mi pantalla, los golpecitos mágicos ya no daban resultado.
Hoy en día tienes una facilidad increible por conseguir algo con internet, ahora soy consciente de ello. Nos invade la tecnología!

Aprovechando su ausencia, a ver si estudio algo más... no estoy obteniendo los resultados que me esperaba...
Hoy a pesar de las malas noticias estuve estudiando duramente en la biblioteca con Didi y con Lorena. La primera de ellas hoy, en un ambiente de estudiantes concentrados en sus apuntes, hizo un milagro. No se dio cuenta el valor que tuvo el desenroscar una bolita... Si...
Hace ya un mes aproximadamente que me hice el piercing en el ombligo, el perforador de la tienda metió la pata, me puso un pendiente que no fue de mi agrado, por decirlo fino, los brillantitos no me definen.
Pero no pasaba nada, todo en esta vida tiene solución, se puede desenroscar y poner otro piercing con dos bolas normales...
Ilusa de mí, no se podía quitar, ni para un lado ni para otro. Sólo hoy, 23 de febrero, la fuerza del mismísimo Sansón (llamada trivialmente María Diana) pudo lograr desenroscar la bolita de arriba. De un sólo intento. Infalible. Sin dolor. Sólo ella es capaz de quitarle importancia a la hazaña con toda naturalidad.
Si alguien piensa que exagero, tengo testigos suficientes que me apoyarán de que mi ombligo se iba a quedar para toda la vida con esos brillantes.

Ahora, tranquila, con las dos bolas normales y con sueño por el calor que me está dando la estufa, espero que esta semana se cansen las nubes de evacuar tanto su H2O.
Voy a dejar de gorronear tanto portátil, la dueña de éste esta dormida de tanto esperar.







Agradecimientos: a Miguel por su Dell (y su ordenador de paso), a Iria por su Acer, a Patri por su Dell, a Loreto por su Mac, a Didi por su Toshiba, a mi hermano por su intención, a Ana por su Compaq recién formateado en el que estoy ahora.

Sólo me queda deciros que mi padre ya está cansado de que ocupe tanto su ordenador y ha decidido llevar personalmente, esta semana sin falta, a la tienda de Informática, mi viejo Acer.