martes, 16 de noviembre de 2010

- ta paloma en casa? -taa, taa, taa...

Fue la primera en llamarme "tataaa"
Al día siguiente que naciera, mis padres me vinieron a buscar al colegio para poder ir al hospital a saludarla
- Voy a ver a mi sobrina

Qué orgullosa estaba de ser tía, entonces no conocía muy bien el significado, pero me hacía sentir mayor entre mis compañeros de 5º de primaria
Con el uniforme del cole, llegamos a la habitación donde mi hermana tenía una cara de cansancio que no podía con ella. Me la dejaron coger en brazos, era muy chiquitita y me daba grima lo poco que pesaba

A partir de ahí los regalos de reyes disminuirían. Ya no era la pequeña de la familia, había un nuevo juguete de la casa. Siempre fastidia que te quiten el protagonismo cuando estás acostumbrado a él; y menos mal que no era mi hermana pequeña, que vamos, los celos me saldrían por las orejas. Yo siempre fui y seré la consentida de mis padres, nadie me lo quitará!

Más adelante, en Santiago ella se encargaba de avisar a mis padres cuando pasaba el tren al lado de mi casa, mi madre cuenta siempre la anécdota de que un día le dijo:
- Abuela, pasaron mil vagones!
- Tantos? Seguro?
- Bueno, quizá menos

Con cuatro años:
- Tienes algún novio en el cole?
- Siiii, muchos, fulanito, fulanito, fulanito,... (nombre y apellido)


La semana que nació su hermano pequeño me acuerdo que escondí una vuelta de la compra del pan y del periódico. Como no se acordaron de ella y tampoco nos estaban haciendo mucho caso fuimos Paloma y yo por la tarde al supermercado a comprar cheetos, patatas, incluso un bizcocho de chocolate. Volvimos y nos cerramos en la habitación. Pusimos la mesa en el medio y empezamos a comer. Yo le dije que era nuestra forma de celebrar el nacimiento y ella no paraba de reírse
Cada vez que lo recuerdo me sale una sonrisa en la cara
Eso sí a partir de ahí, le noté un giro en su forma de ser, siempre observó a los mayores y los intentó imitar como todos los niños, pero su cambio fue más grande. Tenía que responsabilizarse de muchas cosas del hermano


No me olvido de todos los regalos de cumpleaños que le debo... una camiseta, una visita a la playa, otra fiesta privada... Siempre me coincide su cumpleaños con mi temporada de bajo poder adquisitivo. Pero ella nunca se olvida de regalarme un dibujo o algo, que por cierto, aún tengo que ir a recoger el de este último

Siempre se portó genial conmigo, obediente; nunca fue una niña caprichosa pero a lo mejor algo tozuda, aunque eso es denominación de origen por parte del abuelo.

Me da mucha pena porque sólo coincido con ella por temporadas, y cuando me acuerdo de ella, le pregunto a la madre y coincide tiene un cumple o algo que hacer. A ver si me la cojo una tarde y la llevo a la playa o la invito a comer.
Me lo pasé genial los dos días que vivimos juntas en septiembre, lo malo es que tenía que estudiar algunos ratos y no estuve 100% con ella


Tengo muchas más anécdotas con esa mujercita, aunque sé que ella tiene más. Sólo espero que lea esto algún día, me llame por teléfono y me diga: vicky, no hagas planes este finde y sácame de casa

4 comentarios:

  1. Que bueno Vicky!!! La verdad es que el tiempo pasa muy rápido y cuando menos te lo esperes, te llamará!! jejeje Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué bien la conoces.
    Hoy se lo pondré para que lo lea y sepa lo mucho que te importa aunque no la veas tanto como las dos quisierais.
    Disfrútalos (a los 3) cuanto puedas porque, sin quererlo, crecen tan rápido, que de repente se han ido y no hay tantas llamadas(te lo digo por propia experiencia)
    Un beso

    ResponderEliminar
  3. Una cosa que me queda por comentar que me acordé hoy por la mañana al ir a clase es que tengo guardados dibujos suyos en una carpeta desde los 3 años, y cuando crezca más espero poder echarme unas risas viéndolos con ella

    ResponderEliminar
  4. hola Viqui, soy Laly, me he quedado realmente sorprendida de lo bién que escribes, tienes un don, no habrás equivocado tu carrera?bueno, serás una biologa que escribe libros, un beso enorme

    ResponderEliminar