miércoles, 14 de noviembre de 2012

Con 6 años...

Después de dejarme con la boca abierta al ver cómo se manejaba con los juegos de mi portátil decidí bajar con él a dar un paseo y comprar gominolas.

- Venga cálzate! la chaqueta... mete la camiseta por dentro que te va a coger el frío... ahora el chaquetón.
- Si que estuve enfermo y me puedo enfermas más.
- Venga vamos, llama al ascensor.

- Carrera en el patio? te voy a ganar...
- Vale, así entramos en calor ya


- Mira Vicky, un Seat, y ese un Mercedes, y ese es un volkswagen como el de papá, y ése ya no se cuál es...
- Pues... yo creo... que es... Audi? pero no me hagas caso... madre mía Nacho, te conoces todos los coches
- Si, me los enseña mi abuelo y mi mamá, y sabes? tengo un citroen! si... pero en pequeñito eh!
- Qué coche te gustaría tener?
- De momento... quiero comprarme... porque sabes? soy rico... se me rompió la hucha y la tengo en un cubo y me la contó toda Paloma y me dijo que dentro de poco ya soy rico
- Qué guay!
- Me compraré muchos coches cuando sea rico, porque yo se ahorrar mucho, tu ahorras a que si?
- Si, todo lo que puedo para poder comprarme algún día mi coche
- Te voy a comprar un coche gigante para que nos puedas llevar a la playa a Paloma, a Lolo y a mi
- No hace falta que me lo compres Nacho, yo seguiré ahorrando y lo pagaré con mi dinero
- No Vicky, yo te ayudo porque lo tengo en la hucha, bueno en el cubo que hay en Valdoviño y no lo necesito











No supe qué decir... ojalá no creciera para que no entienda lo que implica en sí el dinero y ojalá todos nos quedáramos para siempre con esa inocencia y esa generosidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario